Julián Ribera y Tarragó

Ribera 01bis

Arabista e historiador, Julián Ribera (1858-1934) pertenece a la generación de los padres de la historiografía profesional española, preocupados por el método, la publicación de fuentes y la organización de los estudios de Historia. Considerado junto a Francisco Codera y Miguel Asín Palacios el auténtico núcleo fundador del arabismo español, Ribera es un pionero en el estudio de la civilización musulmana. Se interesó por una amplia variedad de temas, como la filosofía de la educación, la sociología, la política o el saber histórico, y formuló en su obra Lo científico en la Historia (1906) la «teoría de la imitación» o del «préstamo cultural». Colaborador de múltiples revistas, fundó y dirigió con Eduardo Ibarra la Revista de Aragón (1900-1904) convertida luego en Cultura española (1906-1909), que se encuentran entre las más importantes de su época. Colaboró con su maestro Codera en la culminación de la Biblioteca Arábico-Hispana, imprescindible recopilación pionera de fuentes árabes, y publicó obras fundamentales como Orígenes del Justicia de Aragón (1897) o La música árabe y su influencia en la española (1927), otro de los temas que por los que se interesó.

Vinculado a las ideas de la Institución Libre de Enseñanza, fue uno de los impulsores de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (1907) y del Centro de Estudios Históricos dependiente de la misma (1910). En 1928 sus discípulos reunieron en Disertaciones y opúsculos dos preciosos volúmenes con su obra dispersa.